La Gran Broma

Dios tiene un sentido del humor particular. El universo es una gran broma en la que los que la entienden ríen y los que no, lloran. Eso decía Aleister Crowley. Al final, si la vida es una gran broma o una gran pesadilla acaba siendo asunto de los ojos con que se mira. El llanto es una risa frustrada, puede pensarse. Y no le faltaría razón quien dice que la risa y el llanto acaban por parecerse hasta hacerse macabramente indistinguibles.

La risa y el llanto están en el mismo contínuo, son la misma sensación en dos polos opuestos: la de lo Grande, lo Extremo. La gran alegría y la gran tristeza, no la risa fácil y la congoja, que son estados intermedios de esta materia llamada vida, por usar una frase hecha. “No lo intentes” , reza el epitafio de Bukowski. Y eso debe ser lo que significa, intentar vivir se queda a medio camino, no en la risa ni en el llanto, y el término medio acaba por desaparecer.

Vivir completamente es reir y llorar con absoluta consciencia de lo que se está sufriendo. Aquella consciencia absoluta nos absorbe y dejamos de percibirnos a nosotros para percibir sólo la sensación producida: Quien ríe es la risa; quien llora, el llanto. Somos nosotros mismos sólo cuando pensamos y reflexionamos, pues cuando sentimos somos la vida, la Gran Broma expresándose .

Dios tiene un sentido del humor particular. Pero también podría decirse que tiene un sentido del dolor igual de particular.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: