La Escritura de Arena

Si el Libro de Arena del que hablaba Borges existiera, su escritura sería la Escritura de Arena.

La Escritura de Arena debe contener en sí todos los signos existentes y por existir, todos los símbolos posibles en todas las lenguas posibles. Debe ser condensada y representativa, y a la vez desramarse como un árbol hacia el cielo. Debe ser ,en definitiva, un punto.

El punto es el origen de toda escritura y de todo signo, pues Euclides sólo podía definir la línea como una “sucesión de puntos”. Así, de ese mismo modo, el punto es necesario y consistente como la piedra angular desde la cual comenzar toda representación gráfica. Los antiguos calígrafos árabes eran capaces de dividir la letra por su estilo siguiendo el número de puntos que ocupaban. Esta es la importancia del punto.

Irónicamente, el punto en sí es un signo, como el Aleph no tiene un sonido vocálico determinado, y sin embargo actúa como vocal; así el punto siendo origen de todas las demás letras no tiene cabida entre ellas.

Qué traicionado debió de sentirse el usuario de aquel misterioso libro, cuando abrió las páginas y sólo halló puntos.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: