Una pieza de Marais

Creo que podría amarte
con una pieza de Marais de fondo.
Una pieza triste.
Y fingiría que aún te reconozco
después de siglos de espera.

-¿Recuerdas el beso bajo el olmo
aquella mañana de niebla?
-Era mayo de 1700.

Creo que podría fingir haberte amado
desde el principio de los tiempos.
Y encerrados en la burbuja de nuestros abrazos,
qué importa mentirme soñando.

-Aún recuerdo la flor que me diste
en las Panateneas.
-Aún estaba fresca la pintura
del Panteón de Atenas.

Y miraríamos las amapolas,
anémonas del viento.
Y recordaríamos habernos amado
hace mucho tiempo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s