Arco y flecha

Con el hierro de la tierra,
la punta de una flecha.

Está hecha para meterse en la carne,
para matar.
El ojo inexperto busca en el bosque
la diana de la saeta.
Ve al ciervo y tensa la cuerda,
el arco se rompe.

Se corta la mano con el hierro de la tierra,
el ciervo se va.
La herida es profunda, dejará marca.
Nunca más
pondrá el ojo en lo que no puede atrapar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s