Torcido y recto

Hay árboles que nacen rectos, y en un momento
ya por una tempestad de viento, ya por algún secreto
giran su tronco, retorciéndose,
y fragilizados por girar sobre si mismos
el tronco chasca espantosamente y cae.

Hay árboles sin embargo que nacen torcidos
y por la fuerza misteriosa de las cosas tratan
entre sus propios mortales giros,
seguir rectos mientras avanzan por el cielo
el camino de la luz y de la vida.

Así vemos
hombres rectos que por dentro están torcidos,
y maltrechos torcidos que son
rectas columnas del universo
tendidas como una plomada
de la tierra al cielo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s