Vivir en la Rueda (III)

La Dermatitis ha venido y nadie sabe cómo ha sido. Bueno, sí, hay una ligera sospecha (el polvo de mi escritorio), que ha hecho saltar las alarmas de mi sobreprotector sistema inmunitario, y ayer por la noche me regaló el divino don de la hinchazón periorbital. De nuevo, se deshinchará, me volverán mis grietas y […]

El Canto del Cisne

Para todos aquellos que hemos convivido alguna vez con la muerte, no deja de sorprendernos este extraño fenómeno. Muchos lo han experimentado junto a un amigo o un familiar; los médicos han visto cientos de estos casos; y nadie conoce muy bien qué ocurre en tales momentos. Pero ocurre. El fenómeno, por ponerle un nombre, […]

Vivir en la Rueda (II)

Para vivir en esta casa, es necesario ejercitar la ignorancia. La gente que se interesa por mi, no se interesa por mí sino por mis medios de vida. Entiendo que su interés no es malintencionado, pero es molesto en cuanto soy tratado más como una especie de planta o de animal al que deben asegurarle […]

Vivir en la Rueda (I)

Hoy pretendía hablar de poesía, pero quizás sería bueno también abrir una ventana hacia mi vida. Al fin y al cabo, este es también un blog personal. De un tiempo a esta parte, vivo en la Rueda. Sufro de dermatitis atópica. En realidad, dermatitis de contacto (o eso dice mi doctor) en los párpados, lo […]

El Noctámbulo

Existe cierto placer en permanecer despierto en la noche. Cuando el conocimiento de que en kilómetros a la redonda nadie está despierto te embarga. No ocurre en la ciudad, en donde nadie duerme bien; ocurre en el campo, en tierra adentro, en los pequeños pueblos en los que todo el mundo se conoce. Allí, uno […]

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora