Carnes y Alma

Antes de que la carne el hueso pierda
y dejen tus ojos de tener sentido,
antes de que se vea consumido
su tibieza por la marmórea piedra;

Déjame abrazarte en este momento
y rescatarte de aquel Olvido
en el que yaceremos todos dormidos
e imprimirte como eres en mi recuerdo.

Y déjame darte todos los besos
que recibirás en el Paraíso
en donde llamaré tu nombre eterno,

Carnes, que son del alma presidio,
dijo el Poeta , y entre los dulces sueños
yo sólo digo: Carnes y Alma admiro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s