El Gozo

Cuenta una leyenda que el Buda llegó espontáneamente a entender la meditación cuando en su juventud se sentó bajo los árboles de un prado y dejó que el viento le acariciase los cabellos. Por esa puerta entró al gozo de la quietud. Símplemente ver pasar la vida.

Este proceso resulta ser consustancial al ser humano, que no pretende entender el sufrimiento. El dolor tiene la misma base que el placer: Si somos acariciados o si somos golpeados por un martillo, la diferencia es el grado de presión ejercido. Si una aguja nos duele al perforarnos es porque la presión ejercida sobre nuestra piel la hace el objeto perfecto para perforarnos. Aun siendo un objeto relativamente pequeño, es precisamente esa pequeñez la que permite que toda la fuerza ejercida por una mano se concentre en un solo punto, haciéndola insufrible. Mientras que esa misma mano extendida, acariciándonos suavemente, tiene toda aquella presión distribuida por su extensión. La misma mano.

Y las mismas cosas pequeñas pueden ser insufribles: Sufrimos más por una muerte que por la muerte del Universo. Porque la escala de las cosas importa. No podemos atrevernos a imaginar la enormidad si no podemos experimentarla; aunque explotase el sol, no nos preocuparía su destrucción, sino la nuestra, la de las cosas pequeñas. Sería una curiosidad científica la desaparición de júpiter, pero no una desgracia irreparable en el sentido anímico. Si todo lo existente perdiera la belleza de la noche a la mañana, quizás sólo reaccionaríamos con un “oh”, pero nos dolería que nuestra persona favorita no brillase más con esa luz especial. No podemos pensar más allá de nosotros mismos.

Por eso, cuando el Buda se sentó y vio pasar “la vida”, encontró que el ser humano experimenta naturalmente el gozo, no estando atado a otras cosas externas, no preocupado, no molestado, no presionado, aparece espontáneamente. Como una aguja perforando la piel del Universo.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: